¿Cuando cambiar mi rutina?

Si te gusta entrenar en el gimnasio, alguna vez fuiste un principiante o tal vez lo seas y te vas a sentir identificado con lo que voy a decir. Salvo en casos muy particulares, lo más probable apenas empezaste es que no sabías que eran esos nombres raros que te decía el instructor y pensabas que eran cosas de otro planeta. No tenias ni la más mínima idea de porque hacías 8 en vez de 10 repeticiones, o 5. Te costaba entender la técnica al ser un movimiento totalmente nuevo y extraño para tu cuerpo. Pero seguías entrenando porque sabías que de los gimnasios la gente salía “grosa” o “mutada”.

Seguro te acordás que el instructor te cambiaba la rutina cada una semana el primer mes, con el motivo de que era una etapa para probar ejercicios y adaptar al cuerpo, que algo de cierto tiene.

En este etapa lo más probable es que hayas estado muy dolorido y no podías ni levantar un brazo o caminar bien del semejante estímulo que recibió tu cuerpo.

Empezabas a conocer ejercicios como Press en Banco plano, o las Sentadillas, los curls con mancuerna o barra, y realmente tenias una pésima técnica ( al menos la mayoría), te temblaban los músculos en cuestión, te tambaleabas. Una vez que pasaba la segunda o tercera semana, el cuerpo ya no te dolía tanto, ya que empezaban a notarse esas adaptaciones que te mencione.

En eso, un día el instructor te dice que es hora de arrancar una rutina, y te da la típica “Weider”, que básicamente es entrenar hasta no dar más un músculo por día, con más de 5 ejercicios por músculo, si alguna de estas rutinas te suena, es porque nos entendemos:

1.

  • Lunes: Pecho
  • Martes: Espalda
  • Miércoles: Pierna
  • Jueves: Hombros
  • Viernes: Brazos ( bíceps y tríceps)
  • 2.
    • Lunes: Pecho/Tríceps
      Miércoles: Espalda/ Bíceps
      Viernes: Piernas/ Hombros
      Sábados: Brazos
  • Al menos la primera, en casos particulares con otro orden, te tiene que venir a la mente. Hacías o haces, 5, 6 o 7 ejercicios para un músculo y quedabas fusilado, con una congestión muscular o “pump” que parecía que te iban estallar los músculos, pero salías contento/a porque pensabas que habías crecido, que eso que sentías era el músculo “creciendo” en vivo y en directo.
  • Llegabas a tu casa y todo como antes. A todos o a la gran mayoría que arrancamos sin saber nada nos pasó. Claro, que íbamos a saber lo que estaba pasando a nivel intrafibrilar o en nuestros sistemas circulatorio y nervioso.
  • En esta etapa, tu cuerpo aún no sabe reclutar todas las unidades motoras que tiene a su alcance porque todavía necesita mejorar y especializarse más en los movimientos, lo que se logra con repetir una y otra vez los ejercicios en cada uno de ellos.
  • Entre todo eso, llega el primer mes, o con suerte el segundo, de trabajo duro, cuando ya le estabas agarrando la mano a los ejercicios que más te gustaban, cuando empezabas a ver cambios, cuando empezabas a entender mejor la técnica e inconscientemente le ibas aumentando el peso ( sobrecarga progresiva inconsciente), digo inconsciente porque lo hacías pero sin tener la remota idea de que eso era lo esencial para crecer los músculos.
  • Confusión Muscular

  • Pero bueno, el instructor te decía, “ya hay que cambiar la rutina”, y te daba otra con todos ejercicios distintos, siendo este cambio una motivación, ya que pensabas que estabas progresando. Esto es normal, por lo general los instructores lo hacen por dos motivos, uno es que deben lograr que los novatos no se aburran, ya que por lo general lo hacen fácilmente, y otra que es más física, que es lograr una confusión muscular, para que el cuerpo se “confunda” y no se adapte, que podría ser considerada como un pariente lejano de la sobrecarga progresiva tal como es, con un fundamento muy vago y con una práctica poco detallada, cambiar por completo sin razón toda una rutina de ejercicios.
  • Continuidad de los ejercicios

  • Al hacer tan seguido ese cambio total de rutina de ejercicios, no nos especializamos en nada. Sabemos de todo un poco, pero muy poco de cada uno de los ejercicios. Ni hablar de cosas más específicas.
  • Si llegaste hasta acá en el blog, y si no te invito a leer este artículo sobre cómo crecer la musculatura, sabrás que para progresar en un grupo muscular, hay que progresar en los ejercicios. Pero si los estamos cambiando cada un mes, no avanzaremos mucho o como realmente queremos.
  • Debemos especializarnos en los ejercicios, debemos aprender a fondo su técnica y saber absolutamente todo sobre ellos ( lo útil y necesario para lograr lo que queremos, no te pongas a leer la historia de las sentadillas). Cuando a travez del tiempo, nos vamos afianzando con los ejercicios y entendiendo cómo funciona la sobrecarga progresiva, vamos a ir obteniendo resultados, y lo notaremos no solo a nivel estético sino también en nuestro rendimiento, más allá de que vayamos a entrenar solo por estética.
  • Cuando le dedicamos tiempo y atención a un ejercicio o movimiento, tenemos más oportunidades de progresar, ya que da lugar a anotar y registrar ese progreso, permitiendo comparar y medir nuestro rendimiento físico con semanas o meses anteriores, sabiendo que cambios hacer o que errores cometimos.
  • Adaptación

  • Mucha gente confunde términos y conceptos y comunica información equivocada o errónea, por no educarse y aprender más sobre el tema en cuestión. Así pasa con el fitness, donde existen cientos de mitos y gente que lucra con ellos.
  • Uno de esos mitos, y si vas leyendo algo del blog, ya podrás saber que es totalmente carente de sentido, dice que si el “músculo se adapta no crece”. Nada más errado que eso.
  • El crecimiento muscular se da cuando un estímulo externo genera tensión en las fibras musculares dañándolas, para lo cual el cuerpo se recupera y mejora respecto a su anterior estado, para afrontar mejor preparado futuros posibles situaciones con nuevos estímulos. Esto tenes que anotarlo como algo básico.
  • Conclusión

    • No podemos confundir a los músculos, son músculos no personas.
      Los ejercicios musculares llevan más tiempo de aprender que los monoarticulares.
      El cuerpo se toma su tiempo para todo, no lo apures.
      Cuando te estanques, no cambies de rutina o ejercicios, aplica sobrecarga progresiva en los mismos.
      El músculo crece cuando se adapta a los estímulos.
      Debemos generar nuevos estímulos constantemente pero en su justa medida.

    Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.